Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Sáb Jun 22, 2013 6:49 pm.
Últimos temas
» Hunter's brotherhood. Cambio de botones, afiliacion elite
Vie Mayo 17, 2013 2:39 pm por Invitado

» Twilight Generation (NORMAL)
Jue Abr 11, 2013 7:15 pm por Invitado

» First Step || Afiliación Élite
Miér Abr 10, 2013 9:11 am por Invitado

» Blood´s Hunters [Afiliación Normal]
Jue Abr 04, 2013 10:00 am por Invitado

» Cane Hill +18 {Ex GD - Cambio de botones} Normales
Dom Mar 31, 2013 2:00 am por Invitado

» Fatal Beauty (Élite)
Jue Mar 21, 2013 2:51 pm por Invitado

» Tenemos que hablar || Leon O. Cole
Mar Mar 19, 2013 12:36 am por Audrey O'Brien

» Sin poder dormir...(John)
Jue Mar 14, 2013 10:04 pm por Emily L. Wheeler

» Sospechas [Leon]
Lun Mar 04, 2013 2:38 pm por Leon O. Cole


Ambientación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ambientación

Mensaje por The Dead Hole el Mar Sep 18, 2012 2:35 pm

The Dead Hole
¿Cuanto de tu humanidad estás dispuesto a sacrificar para seguir vivo?
Hola ser pensante, si estás leyendo esto, es porque aún tienes la capacidad de ver con tus propios ojos. No sé si pensar si eres afortunado o no.

Tampoco tengo idea de por qué estoy escribiendo esto, pero probablemente sea porque quiero dejar un trozo de mí atrás cuando todo acabe, aunque dudo que quede algo en el mundo luego para que valga la pena. Aún recuerdo claramente como todo empezó: repentinamente, una mañana, mi madre se sintió descompuesta. Cuando fui a darle una taza de té, ella me atacó, pero en sus ojos lechosos pude descubrir que ya no era mi madre. Mis intentos de detenerla eran vagos y entonces supe que se había ido; no tuve otra opción que cortarle la cabeza para no terminar muerto o, aún peor, en su mismo estado.

En la calle se escuchaban gritos y disparos. Al salir de casa, uno se encontraba con el caos. Los que luego llamaríamos caminantes, repentinamente invadian la ciudad. Nos vimos obligados a escapar, a desplazarnos, para no terminar siendo devorados por ellos o siendo transformados en uno de esos seres que parecían sacados de una película de terror de los años sesenta. Poco a poco nos dividimos para sobrevivir, juntando los pocos suministros al alcance y esperando que, de alguna manera, todo acabe, aunque parece no tener final.

Mi Australia dejó de ser lo que era antes, el suspiro de la muerte no hacía más que invadir todo a su paso. Ya no hay comunicación con el mundo exterior, pero sospechamos que se encuentran igual o peor que nosotros. Algunas personas decidieron empezar una nueva clase de gobierno, pero su sed de poder e intento de exterminar a los caminantes los llevaron a ser sádicos y despiadados, eliminando a todo aquel que se interponga en su camino y se encuentre lejos de sus ideales. Se llaman a sí mismos los Mercenarios y ese es el nombre que todos terminaron por darles. Para el resto de nosotros, encontrarnos con ellos es igual de malo que toparnos con un caminante.

También están los Investigadores, ocultos bajo tierra. Un montón de medicos y científicos que han unido fuerzas para encontrar una cura, aunque tengo entendido que no han encontrado nada que la elimine por completo, ya que según los rumores, no tienen idea de la fuente del virus. Nunca los he visto, pero algo en ellos no me inspira confianza. Pueden estar en contra de los Mercenarios, sí, pero tampoco hacen demasiado para frenarlos.

El resto de nosotros nos dedicamos a vagar, buscando diferentes zonas para pasar la noche y conseguir algo de comida. Somos el grupo más extenso, pero también el más vulnerable. Cuando el sol se oculta, todo es tan espantoso que no podemos imaginar si vamos a llegar al día siguiente. Cada vez nos reducimos más, porque los caminantes salen de las sombras llevándose todo a su paso. Pocos tenemos a alguien que nos importe; ya no queda espacio para las cosas de la vida que valgan la pena.

Es por esto, humano, que sé que mañana no estaré vivo. Porque estoy solo, oculto en las profundidades del bosque, pero puedo escuchar sus pisadas y su aliento muerto. Vienen por mí, pueden oler mi sangre, mi poca vida.

Me despido y solo espero que tengas más suerte que yo. Mantén los ojos abiertos y cuidado al doblar las esquinas, porque desde hace más de seis meses no hay lugar al cual escapar...

Creado por Isabel Andrews para uso exclusivo de The Dead Hole

​​​
avatar
The Dead Hole

Puntos de experiencia : 3849
Fecha de inscripción : 02/09/2012

http://thedeadhole.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.